¿Cómo el escorpión mata a su presa?

Los escorpiones también llamados popularmente como alacránes, son un pequeño animal perteneciente a la clase de los arácnidos, artrópodos quelicerados característicos por tener todos y cada uno de ellos ocho patas y dos pares de apéndices, normalmente alrededor de la boca, muchos de ellos cuentan con un aguijón, como en el caso de los alacranes, que le utilizan como mecanismo de defensa en caso de ser o sentirse atacados.

Los escorpiones son de los animales más antiguos aún existentes en la tierra, se les asocia comúnmente con tierras desiertas, sin embargo se sabe de su presencia en muchos lugares del mundo en donde aunque su clima es cálido no tiene nada que ver con los desiertos. Su gran capacidad de adaptación hace que actualmente se sientan cómodos en climas calurosos, zonas boscosas, y templadas, de ahí que no es difícil de imaginar que existen muchos lugares de la tierra en donde estos toman presencia, pues su extensión territorial se encuentra por todas partes a excepción de la Antártida y el Ártico.

Existen alrededor de 1500 especies de alacranes y muchos de ellos han sido producto de miedo para el hombre pro el veneno que se cree tienen dentro de su cuerpo, sin embargo es importante mencionar que no todos los tipos de escorpión son venenosos, si bien son realmente pocas las especies de escorpiones cuyo veneno tiene la capacidad de matar a un humano.

Las pinzas con que cuentan este tipo de animales, es la herramienta útil en ellos para atrapar sus presas y para protegerse de sus enemigos en posibles combates, los extremos de estas pinzas tienen unas pequeñas garras que les facilitan un mejor agarre. A diferencia de lo que muchos piensan los escorpiones no utilizan su veneno para vencer a sus cazas, comúnmente solo suelen utilizar sus pinzas para vencerles, sin embargo cuando muestran mucha resistencia, el escorpión se siente obligado a utilizarlo para acabar con ellas.

Artículos relacionados


Espacio publicitario


 ¿Qué animales viven en el desierto?

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *