Saltar al contenido
Cocupo

Seguro que has comido Pizza pero, ¿Conoces su historia?

julio 25, 2019

La pizza es un alimento universal que gusta a todo tipo de personas, independientemente de la edad, el género la raza o la condición social. Debido a su increíble popularidad, y a la devoción que muchas personas sienten por este alimento, hoy les presentamos la curiosa historia de la pizza, y de cómo pasó a ser un “pan con cosas” a un alimento de reyes.

Todo comienza en el antiguo Egipto, donde al descubrir la levadura empiezan a prepararse una especie de panes con la forma y el color del sol, a los que se les añade agua y miel. En la antigua Grecia, este pan fue evolucionando, añadiendo grasa, especias, ajo y cebolla. En la otra punta del mundo, Dario I el Grande y sus soldados persas le ponían al pan queso fundido y dátiles, mientras que en Italia se conocía como “pizza bianca” al pan con grasa, hierbas, ajo, cebolla y aceitunas, los ingredientes disponibles en la mayoría de los hogares humildes.

Primera pizza de la historia

Con la llegada del tomate a Europa desde América, este plato dio un giro inesperado, siendo en Nápoles en el siglo XVI cuando se empezó a consumir los tomates como alimento mientras que en el resto de Europa no se consumieron hasta el siglo XVIII.

Un día, un necesitado campesino napolitano acompañó su pan con tomate, a pesar de que estos estaban considerados como venenosos y solo se usaban como decoración. Le gustó tanto la combinación, que se extendió hasta el punto de que toda la gente humilde napolitana empezó a comer los tomates con sus panes secos, convirtiéndose en un plato muy apreciado en Nápoles. Al ser un plato de gente humilde, como los campesinos, los que lo consumían no poseían un horno propio en sus casas, por lo que preparaban la masa y se la llevaban al panadero expresamente para que la horneara en su establecimiento. Este hecho, provocó que el gremio de los pizzeros napolitanos acabara creando su propio gremio, separándose de los clásicos panaderos, preparando ellos mismos la masa y horneándola directamente. Este gremio se especializó en la preparación y venta de pizzas, a pesar de que todavía no eran tal y como las conocemos, lo cual derivó en la aparición de vendedores ambulantes y en el aumento de la popularidad de este alimento.

Más tarde, en el siglo XVII, concretamente en Nápoles, aparecería la pizza tal y como la conocemos hoy en día. En 1839 se abrió la primera pizzería como tal, que todavía sigue abierta. Su nombre es pizzeria Brandi y aún podemos visitarla.

Nacimiento de un clásico en la cocina italiana

En 1889, a Raffaele Espósito, un conocido pizzero napolitano de la época, se le encargó elaborar unas pizzas para los reyes italianos, Don Umberto I y Doña Margarita de Savoya, que se encontraban en Nápoles y querían probar ese plato tan famoso que comía la gente humilde. Raffaele Espósito horneó y envió a sus majestades tres pizzas diferentes: la primera, “Mastunicola”, elaborada con manteca de cerdo, queso y albahaca; la segunda, llamada “Marinara”, condimentada con ajo, aceite y tomates; y la tercera, que denominó “Monarca” con la que quiso honrar a los reyes dibujando los colores de la bandera nacional italiana con los ingredientes albahaca, queso mozzarella y tomates. Resultando esta última ser la preferida de la reina, por lo que fue rebautizada por Raffaele Espósito como “Pizza Margarita”.

A partir de ese momento, todos en Italia querían probar la pizza preferida de la reina, convirtiendo a la pizza en el símbolo gastronómico del país. No pasó mucho tiempo para que la pizza fuera conocida y apreciada más allá de Italia y conquistase el mundo entero, llegando a América para establecerse como uno de los platos más predominantes en el país.

Desde la reina de Italia hasta el campesino más humilde disfrutaban de comerse una buena pizza, afortunadamente, ahora también nosotros tenemos a nuestro alcance este rico manjar que lleva décadas conquistando los paladares y los corazones de todo tipo de personas alrededor del mundo, gracias a la gran cantidad de pizzerías a domicilio que te ofrecen una amplísima variedad de masas y sabores. No esperes más para pedir pizza cerca de tu ubicación, y disfrutar del alimento que consiguió unir a todo un país. Desde la comodidad de tu casa, tienes la opción de pedir el tipo de pizza que desees, con los ingredientes y la masa que tú elijas, sin necesidad de mover un solo dedo, solo encargándote de comer y disfrutar.

ganar dinero en internet