Que son las grasas saturadas

En términos de grasas, tenemos tres tipos de ellas, las saturadas, las insaturadas y las grasas trans, cada una conformada por moléculas de triglicéridos diferentes para cada uno de este grupo, formados por ácidos grasos que le clasifican en función de la presencia de dobles enlaces en su molécula.

En el caso de las grasas saturadas, se puede afirmar que la misma a diferencia de las otras dos tipologías es la que no posee dobles enlaces, originaria de aquella denominada grasa animal, presente en alimentos tales como: carnes, embutidos, leches y la mayoría de sus derivados.

En cuanto a la contextura de las grasas saturadas, es posible establecer su imagen es visible y totalmente invisible como en el caso de la contenida por productos procesados como en el caso de alimentos preparados, aperitivos y bollería, mientras que es muy fácil de observarle en la piel del pollo, en los alrededores de las carnes o en la popularmente conocida como la mantequilla de leche

Beneficios de las grasas saturadas


Espacio publicitario


  • Es importante mencionar que cada una de las clases de grasa son importantes a la hora de un adecuado funcionamiento del organismo, así el caso de las grasas saturadas no son la excepción, pues bien representan muchos beneficios para el cuerpo humano, en tanto que entre otras cosas:
  • Al ser esta una de las clases de grasas, de manera general podemos decir que los benéficos que representan se encuentran directamente relacionados con los nutrientes contenidos dentro de las mismas para el correcto funcionamiento del organismo.
  • La función principal que cumple es la de aportar la energía necesaria que el cuerpo necesita para el desarrollo de las diferentes actividades que se realiza, en virtud de un trabajo adecuado y eficiente.
  • Por otro lado las grasas saturadas cumplen un papel muy importante en temas relacionados con el bienestar de la piel y el cabello por algunas contribuciones de las mismas hacia los procesos que cumple el organismo. En este caso permite la absorción de las vitaminas liposolubles (aquellas que se disuelven en grasas y aceites, constituidas por las vitaminas A, D, E y K), y llenan las células del tejido adiposo, lo que ayuda a aislar al cuerpo para mantenerlo caliente.

A continuación un artículo relacionado

¿Cuáles son los derivados de la leche?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *