Se acerca la navidad y con ello los momentos más esperados durante todo el año por todas las familias, en especial por los niños, quienes en sus corazones guardan durante todo este tiempo la ilusión de la llegada del niño Dios, y otros porque no, la bienvenida a Santa Claus y con ellos los reglaos más hermosos que desearon por todo el año.

La época de la navidad, sin duda es la festividad de mayor importancia en el mundo, en la que las familias se reúnen para compartir y celebrar en armonía, es el día en el que además de compartir detalles entre los unos y los otros, se espera con emoción y entusiasmo las muestras de cariño, amor y afecto que quizá a lo largo de los 360 días pasados a esta fecha no fueron o no pudieron ser demostrados por diferentes circunstancias que impidieron que salgan a flote dichos sentimientos.

En la mañana del 25 de diciembre y en horas de la noche de la misma fecha, las felicitaciones de navidad se hacen latentes, los abrazos entre familiares, amigos, vecinos, y allegados se entrelazan y se confunden en la multitud, si bien la fiesta generaliza sin exclusión alguna todo tipo de raza, culturas y costumbres, uniendo comunidades, en base al nacimiento de un ser supremo, que hace de este día, uno especial y único para la humanidad.

Ahora bien, es importante mencionar que dicha celebración se lleva a cabo de diferentes maneras en torno a las culturas de los diferentes grupos sociales acentuados en el mundo. Así de esta manera algunos en su gran mayoría, realizan la comida de navidad, otros bailan, danzan, oran, con el fin común de conmemorar la alegría de la llegada de la esperanza y la luz a cada hogar, reunión por medio de la cual se cultivan los valores de la bondad, la generosidad y la amistad entre los presentes, un momento de agradecimiento con Dios y con cada una de las personas que hacen parte de la familia.

 

Dejar respuesta