Cuidar la piel es un aspecto que va más allá de la estética y la belleza superficial, además es algo que no excluye sexo, en tanto que tanto mujeres como hombres deben de hacerlo, teniendo en cuenta que la piel es la barrera de protección ante cualquier tipo de agentes externos que de una u otra forma puedan hacer daño en nuestro cuerpo.

Ahora bien, haciendo alusión a la frase popular “la cara es el espejo del alma” es mucha la dedicación que esta parte del cuerpo demanda para que por medido de la misma irradies acerca de tu personalidad hacia los demás, pues como te veas en gran parte dará razón de lo que eres, como muestra de tus sentimientos y de tu forma de ser, además el cuidar tu cara contribuye gradualmente al logro de la juventud eterna, en tanto que esta reflejara los años que pasen por tu vida.

Mantener un rostro sano sin duda es un reto, sin embargo es importante mencionar que la dedicación y la constancia pueden lograr en tu piel resultados increíbles. Problemas como la piel seca, las arrugas y la falta de brillo son sin duda de las cosas que más preocupan al respecto, de ahí la importancia de conocer tratamientos que ayuden a la hidratación de tu cara y con ello la mitigación y prevención para que dichos efectos no aparezcan.

Las mascarillas caseras representan para el cutis, salud, en tanto que los productos utilizados para su composición son netamente de origen natural; por medio de las mismas podrás mantener tu piel limpia, además por medio de los nutrientes recibidos podrás lograr tener un rostro más bello.

Existen muchos tipos de tratamientos relacionados con las mascarillas, caso el que describe la reseña mascarilla en tela garnier de cuidado facial, con propiedades revitalizantes, de rehidratación intensa, especial para pieles secas y sensibles, o también existen aquellas que puedes realizarlas directamente en casa y que no necesitan de mayor presupuesto para su desarrollo y aplicación, sino más bien de un poco más de tiempo y dedicación.

A continuación una mascarilla recomendada

Ingredientes

  • Una taza pequeña de fresas
  • Una acucharada de yogurt
  • Una cucharada de fécula de maíz
  • Una cucharada de miel

Preparación

Con la ayuda de la licuadora harás un batido con las fresas, en tanto baya estando lista el licuado, incorpora el yogurt, la fécula de maíz y la miel, en cuanto logres una mezcla homogénea, estará lista para la aplicación.

 

Dejar respuesta