Cuando solicitar un microcrédito

Un microcrédito

Un microcrédito

Cuando solicitar un microcrédito

Los anuncios de empresas que ofrecen pequeños créditos con los que solucionar situaciones de urgencia proliferan en todos los medios. No es extraño ver publicidad de estas empresas en televisión, ofreciendo todas las facilidades para obtener un microcrédito en cuestión de minutos. La pregunta es, ¿Para qué se utilizan? ¿Qué tipo de personas recurren a estos mini-préstamos y con qué objetivo?

Los microcréditos son préstamos que se realizan con el compromiso de devolverse en un plazo corto, y cuyos intereses son elevados. Sin embargo, eso no significa que no sean un instrumento útil si se usan de manera correcta.

Una de las grandes ventajas que tienen estos productos es la facilidad de acceso. Mientras que, para cualquier préstamo tradicional, es necesario aportar un gran número de garantías y hacer trámites que requieren la presencia física en las oficinas bancarias, un microcrédito puede solicitarse desde cualquier parte a través de internet, y sólo es necesario poder acreditar una fuente de ingresos regular.

Esto incluye, en muchos casos, a personas que tienen problemas para obtener cualquier tipo de financiación tradicional, como, por ejemplo, quienes figuran en el listado de morosidad de ASNEF. Si bien no en todos los casos, hay empresas que aceptan solicitudes de este tipo de personas, siempre que cumplan determinadas condiciones de solvencia y que su deuda no exceda una determinada cantidad.

Un representante de la empresa Préstamosahora.es, aclara cuáles son los usos correctos e incorrectos de este tipo de préstamos

Los microcréditos son útiles para dar respuesta a situaciones inesperadas que deben solucionarse de forma rápida. Una reparación, una factura cuyo pago vence en unos días…Pero también pueden tener muchos otros usos que la gente no conoce, y que permiten ahorrar: comprar en rebajas, aprovecharse de promociones de duración limitada, o hacer una escapada aprovechando una fecha especial, como un puente. En lo que definitivamente no deben emplearse es para pagar otras deudas


Espacio publicitario


La proliferación de este tipo de productos financieros no es casual. Los usuarios de estos servicios han comprobado que son útiles, y ayudan a resolver muchas situaciones que, de otro modo, terminarían por generar un notable perjuicio. Y evidentemente, ante la notable demanda por parte de los usuarios de herramientas flexibles y ágiles de financiación, el incremento de la oferta no se ha hecho esperar.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *