La trucha arcoiris, es un pez de agua dulce y fría, pertenecen a la familia de los salmónidos, en promedio crecen entre 20 y 50 centímetros, aunque algunos de estos peces pueden alcanzar una longitud de hasta casi un metro. El promedio de la temperatura propicia para su cría es de 4 a 16°C y su peso promedio al momento de cosechar es de 500 gramos a un kilogramo.

Antes de comenzar a hacer un criadero para truchas es necesario tener claro algunas condiciones de estos peces de agua fría, entre lo más importante a tener en cuenta son:

El hábitat, en cuanto a ello se debe saber que la trucha arcoíris en su hábitat natural vive en aguas muy frías y cristalinas, ríos caudalosos y corrientes con marcado desnivel, suelos pedregosos y pequeñas cuevas formadas al final de cascadas son los lugares preferidos de estos particulares peces de agua dulce.

Alimento. las truchas son peces carnívoros, se alimentan de pequeñas presas que capturan vivas tales como insectos, lombrices, otros peces de menor tamaño y demás animales acuáticos o terrestres que caen a las aguas habitadas por las truchas.

Reproducción. Su reproducción es similar a la de la mayoría de peces, lo cual se realiza gracias a las gónadas u órganos sexuales.  Para la fecundación o frezadero la trucha hembra escoge aguas con suficiente oxígeno, no tan profunda, con corrientes moderadas y piedras alrededor, una vez escogido el nido apropiado la hembra produce el desove al tiempo que el macho fertiliza los huevos con su esperma. La incubación depende de la temperatura y condiciones ambientales, que en promedio se da en 40 días cuando nacen los alevines.

Artículos relacionados infomarina.net/peces/

Dejar respuesta