¿Cómo se formó el oro?

Oro

Oro

El oro es uno de los metales preciosos más conocidos en el mundo entero, del cual desde hace mucho se conoce sobre su origen y de los territorios de los que proviene. El oro como elemento químico es considerado como el más dúctil, con relación a otros de su misma especie, metal noble de color amarillo  brillante, muy blando,  su símbolo atómico Au, ubicado en el grupo 11 de la tabla periódica, con una masa atómica 196,976.

Como se emocionó anteriormente este metal ha sido tan importante para la sociedad, que desde hace mucho tiempo es reconocido por su deslumbrante belleza y sus propiedades especiales dentro del grupo de elementos químicos al que pertenece; su historia es larga  y compleja, desde su inicio de existencia  y debido a su contextura bella y brillante ha estado ligado al ámbito económico en monedas y/o  forma de dinero monetario alrededor del mundo.

El oro ha sido causa o más bien dicho, motivo de grandes conflictos a nivel continental, tanto que se ha provocado mediante la acción del hombre, la extinción de razas y discriminación de muchas otras, ejemplo de ello fue el descubrimiento del continente americano, y la colonización de muchos de los territorios ya delimitados en la actualidad como países de este mismo continente,  en manos de  muchas civilizaciones europeas, quienes se apoderaron de todo lo que encontraron a su alrededor, especialmente del metal tan preciado para ello como lo es el oro.


Espacio publicitario


Ahora, es importante que conozcamos el origen de este metal, muchos creeríamos que dará respuesta a como se formó el oro, sería difícil e incluso absurdo, sin embargo existe repuesta científica a este interrogante, la cual surge a partir de muchos estudios realizados, en los que sus resultados concluyen que las reservas accesibles de metales preciosos de nuestro planeta son debidas a un bombardeo de meteoritos que ocurrió 200 millones de años tras la formación de la Tierra.

Es por medio de este proceso que el hierro fundido se hundió hacia interior para formar lo que conocemos como núcleo, arrastrando con él a la gran mayoría de metales preciosos —como el oro y el platino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *