Cuando instalamos hermosos pisos laminados en nuestros hogares sí o sí debemos estar más que conscientes de algo y es que los pisos laminados necesitan ser limpiados constantemente para evitar que se rayen o deterioren con el polvo, ya que como todos sabemos el polvo es un agente sumamente destructivo, pero también hay que saber cómo, cuándo y con qué limpiarlos, ya que existen algunos detergentes muy fuertes que al usarlos para limpiar los pisos de este material suelen causarle grietas y en el peor de los casos son capaces hasta de dañar el propio laminado, es por este motivo que nosotros mismos debemos limpiar los pisos laminados con cuidados sumamente especiales. Si recién instalaste este tipo de piso en tu casa y no sabes cómo limpiarlo para cuidarlo de una mejor manera, no te preocupes, llegaste al sitio correcto, ya que por medio de este artículo vamos a explicar cuál es la mejor manera de limpiar este tipo de pisos y tan solo en 3 sencillos pasos.

Si quieres que tus Pisos Laminados siempre luzcan hermosos, brillantes y como recién instalados, debes limpiarlos con cuidados especiales, así que te recomendamos limpiarlos siguiendo estos 3 sencillos pasos: para empezar debes diariamente remover el polvo de tus pisos ya que el polvo y cualquier residuo puede deteriorar con el tiempo tus hermosos pisos laminados; para remover el polvo u cualquier otro residuo utiliza un cepillo de cerdas finas pero que estas de igual manera sean suaves, así previenes las rayaduras causadas por los cepillos para pisos estándar. Si tienes una aspiradora será mucho mejor.

Por lo menos una vez a la semana trapea los pisos laminados después de haber removido el polvo. Como te lo mencionamos en esta web, después procedes a limpiarlos, y para ello debes llenar una cubeta con agua más que tibia; si lo deseas aplícale un toque mínimo de desinfectante y sumerge en el balde un paño limpio que pasarás por todo el piso.

Cuando estés pasando el paño, trata de hacerlo en la misma dirección en la que las láminas de este material se hayan colocado, de esta manera podrás recoger absolutamente todos los deciduos que se hayan caído entre las líneas de las piezas del piso laminado. Ten en cuenta que los detergentes suelen ser muy fuertes para limpiar este tipo de pisos y, como muchos sabemos, el agua caliente es el limpiador más suave que existe, y ayudará rápidamente a quitar toda la mugre que haya en nuestros pisos, dejándolos limpios y más radiantes que nunca.

Una vez que termines de limpiar tus pisos debes rápidamente tomar un paño de micro fibra seco y limpio para que seques totalmente el piso, ya que el agua es el enemigo principal de los pisos laminados. Esta es capaz de llegar a dañar el laminado abombándolo, opacándolo o directamente levantando sus láminas, por ende, si derramamos algún líquido en nuestros Pisos Laminados sí o sí tenemos que secarlo inmediatamente, de lo contrario nuestro piso se arruinará, que es lo que no queremos, así que como puedes darte cuenta puedes realmente limpiar y cuidar tus pisos fácilmente en solo cuestión de 3 pasos. Si quieres que tus pisos estén como recién instalados realiza constantemente estos 3 pasos y verás cómo quedarán muy brillantes y hermosos.

De igual forma aquí te dejamos unos breves consejitos de cuidados extra para tus pisos: es importante que a las patas de los muebles y sillas le coloques unos protectores de fieltro para evitar que al moverlas rayen el piso; también es importante que en la entrada de tu hogar pongas un tapete, de esta forma evitarás entrar a tu casa con los zapatos sucios, mojados y con otras partículas que raspen o que dañen el laminado de tus pisos; evita siempre pulir o encerar tus pisos laminados, ya que de esta forma le quitarás el brillo natural a tus pisos y en vez de verse brillantes se verán opacos.

 

Dejar respuesta